--> Turbo

domingo, 11 de junio de 2017

Reseña nº11: "Los Espejos Salvajes", de Lur Sotuela

Título: Poemario "Los Espejos Salvajes"


AUTOR: Lur Sotuela

Editorial: ViveLibro

Año de edición: En una fría mañana de Noviembre..


SIPNOSIS: 
Los espejos salvajes es un poemario que nos descubre a uno de los más brillantes poetas jóvenes españoles, con un lenguaje poético propio. El libro consta de tres partes: la fundación del frío, reflejos de la noche y el soñador de naufragios.














OPINIÓN PERSONAL: Es un placer iniciar otra línea de reseñas en el blog, en este caso de poesía, de la mano de un joven poeta español y, en concreto, con una obra que ha sido galardonada con el Premio Provincia de Guadalajara en el año 2008.

El poemario se articula en tres bloques diferenciados ya mencionados en la sipnosis, que pueden ser leídos bien por separado o de manera correlativa encontrando un posible trasfondo común que en cierto modo parece estar contando una historia y no reflexiones totalmente aisladas. Al principio comencé leyendo esta recopilación de poemas de manera ordenada y sucesiva, sin embargo, fascinada por la complejidad y variedad de sensaciones transmitidas en cada poema, comencé a dar saltos hacia atrás para recordar estrofas previas y, después, hacia adelante, ansiosa por seguir empapándome de un verso que, cercano a la prosa, derrocha una gran destreza en la combinación de palabras bellas y alegóricas. No se trata pues de versos cortantes, sino de numerosas imágenes literarias con un lenguaje simbólico cuya mejor descripción sólo puede encontrarse en su propio interior: "Se deshielan suavemente las preguntas sin memoria...". De esta manera, el lector tiene la tarea de descifrar e interpretar cada verso, ya sea desde la inherente experiencia del escritor, o desde la inseparable vivencia personal que nos acompaña.

Me he sentido deleitada con esta lectura, hasta el punto de creer que debía de ser pecado sumergirme en versos tan íntimos y perfectos mientras un murmullo televisivo no hacía más que arrastrarme hacia una dura realidad de telón de fondo, totalmente alejada de las palabras bonitas. Es por esto que este libro ha provocado en mí numerosas reflexiones, empezando por una Fundación del frío que he llegado a interpretar como el contraste entre leer sus líneas y la vuelta al mundo real ("A media luz, mi media sombra/ llora infatigable en la soledad de la frontera"); una entidad propia que se sucede en el segundo bloque Reflejos de la noche ("Ahora se acerca el sueño de los límites/y los relojes de arena irremediablemente rotos"). Esto no quiere decir que lo reflejado en "Los Espejos Salvajes" no sea real, sino que hasta el sentimiento más oscuro puede ser hermoso, siempre y cuando exista un sentimiento ("Tu gemido flota en la amargura perfecta de esa deriva"). Lur Sotuela nos transporta hacia un universo de emociones y percepciones sensibles en una contundente sintonía con la naturaleza a la que dota de espíritu ("Me derramo salvaje como el viento"), jugando con un sinfín de conceptos que podrían ser calificados de opuestos ("El silencio vivo", "..un cuervo tostado/ por la blanca palabra de la nieve"). Y es precisamente el título de este poemario el que da dos pistas decisivas para comprender su contenido: "espejos" aludiendo a esta otra realidad que el autor nos muestra partiendo del reflejo de lo que hoy en día inhunda nuestros sentidos, y "salvaje" fundamentado en el inseparable papel que toma la viva naturaleza en sus palabras visionarias. 

Una pequeña estrofa que aparece al inicio, describe a mi parecer, la esencia desprendida de los poemas que le siguen: "Respiro. Se me escapan los/ fragmentos de realidad entre los labios". Porque es eso lo que nos descubre Sotuela, pedazos de lo que conocemos, inmersos en un mundo escondido de naturaleza vigorizante, con un alto contenido espiritual y una constante alusión al poder de la palabra.

Me gustaría despedir esta reseña con una estrofa en la que se puede apreciar la irremediable unión entre el dolor y la belleza, en la dualidad de lo que termina y que es infinito al mismo tiempo:

"He sido alcanzado, en la mitad de ahora,
y la herida tiene un final,
un último latido blanco y hermoso"







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son inspiradores, alimentan el alma :)

Totoro