--> Turbo

jueves, 24 de noviembre de 2016

Reseña nº6: "Si el mundo se acabara mañana, ya no tendría que madrugar más", de Beatriz Rincón Martín

Título: Si el mundo se acabara mañana, ya no tendría que madrugar más


AUTORA: Beatriz Rincón Martín

Editorial: Círculo Rojo

Año de edición: 2016

SINOPSIS: 
¿Qué harías si descubrieras que tienes un doble en tu ciudad? Un día Noelia se da cuenta de que de repente todos la confunden con otra mujer. La cercanía de esa desconocida despierta en ella un ser dormido en su interior, que le revoluciona y obliga a replantearse su rutinaria existencia. Incomprendida por su pintoresca familia, dos amigas le ayudarán a sobrevivir al proceso delirante, dramático en ocasiones y lleno de humor, que desembocará en su nuevo yo. La autora, Beatriz Rincón Martín, nos conquista con su prosa ágil, diálogos naturales y estilo personal cargado de optimismo y ternura.



OPINIÓN PERSONAL: La práctica de encontrarse a uno mismo y el crecimiento personal puede verse totalmente ofuscado por la convivencia con otra persona, al contrario de lo que pudiéramos pensar. La evolución de cada persona depende de uno mismo, pero ésta corre el riesgo de quedar estancada como consecuencia de un mal entendimiento de nuestras relaciones con los demás y, por tanto, con nosotros mismos. Las personas se encuentran en una constante transformación y, la mayoría de las veces, esta circunstancia no ocurre de forma paralela a la de aquellos con los que estás compartiendo tu vida.

Esta novela y su prosa nos transmite una profunda crisis existencial de la protagonista que vive anclada en su adolescencia, momento en el que inicia su relación con su actual marido, Fede. El ritmo de la lectura me ha resultado frenético, con una constante prospección de momentos pasados de la vida de Noelia, intercalados con el momento presente. Debo de admitir que esta forma vertiginosa de narrar la historia sin duda hace llegar al lector el estado de ánimo en el que se encuentra inmersa la protagonista, aun a riesgo de producir estrés. Sin embargo, la aparición constante de todos esos recuerdos y pensamientos interiores infunden a la trama coherencia y, sobre todo, te obligan a seguir leyendo para averiguar lo que finalmente ocurre en el presente.

Resalta la actitud egoísta de la joven, derivada de la necesidad de descubrir el camino ella, y sólo ella. Se reproducen pensamientos que sólo pueden entenderse en un contexto de crisis vital, en un incesante "tira y afloja" por el que culpa y alaba a sus seres queridos de lo que le está pasando. Ella da pie a situaciones "ilícitas", prueba irrefutable de su intención de provocar ese cambio tan deseado en su vida y en su relación de pareja, la cuál teóricamente funciona a la perfección, pero hace tiempo que esa pasión adolescente dejó de ser suficiente. En este punto, Fede también muestra una cierta controversia y un afán en esconderla por miedo a enfrentarla, que cada vez le cuesta y le consume más.

Por otro lado, entran en escena distintos temas que nos acercan a las preocupaciones de la sociedad de hoy en día como es el maltrato a la mujer, el cáncer de pecho, la crisis económica, familias disfuncionales etc. Además, pone de manifiesto la importancia de la amistad entre mujeres como un elemento de equilibrio y de desarrollo pleno.

Tal y como pretende la autora, se explota el recurso de poseer un doble, no sólo en la vida real sino también en la espiritual, para conducir a Noelia a través de esa traumática transición como consecuencia de una prematura relación y maternidad que hacen mella en la joven treintañera. En esta línea, puede que el mensaje lanzado tenga que ver con las consecuencias de vivir demasiado rápido y no ir traspasando las fronteras de la edad de forma natural y acorde con el desarrollo personal.
Existe pues, una persistente dualidad representada por "el otro yo", que queda reflejado en las conversaciones que mantiene a diario consigo misma, fruto del estado intermedio en que se encuentra pasando de su "yo" antiguo hacia el nuevo.

Cuando leí la sinopsis del libro me esperaba otro tipo de historia, con más pie al humor y a situaciones desenfadadas y divertidas. Es cierto que se dan multitud de acontecimientos indiscretos, pero la tendencia es más bien dramática y de reflexión. No obstante considero que la autora ha sabido transmitir el mensaje deseado, ya que, según mi experiencia e imagino que la de los lectores en general, experimentar este tipo de cambios interiores hacia la madurez no suele ser tarea fácil, de la misma manera que leer esta novela, la cuál nos transporta hacia una violenta lucha interior llena de resentimientos, culpabilidad y egoísmo. Particularmente me ha gustado la visión de la relación materno-filial en cuanto que se entiende el sentimiento de impotencia, preocupación y amor que experimentan muchas madres, promoviendo una empatía necesaria para que se produzca un acercamiento al papel de los progenitores.

Por último quisiera hacer alusión a un recurso original empleado por la autora, que me ha parecido un curioso y atractivo rasgo del personaje que, como en la vida misma, posee sus propias conexiones mentales, puede que absurdas para el resto de la humanidad:

FEBRIL/FLOJA/FRÍA/FIEL/FRÁGIL/FATUA/FAJA/FABADA...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son inspiradores, alimentan el alma :)

Totoro